LA DIVERSIDAD EN EL PARQUE NATURAL DEL ALTO TAJO

Trabajamos junto al INIA para conservar y mejorar el mdeio ambiente.

En estas últimas semanas hemos trabajado para un proyecto del INIA dentro del Parque Natural del Alto Tajo. Este proyecto surge como demanda de la Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El principal objetivo de este trabajo consistió en la estimación del carbono fijado por las distintas especies forestales arbóreas y de matorral en los ecosistemas forestales presentes dentro de la superficie que abarca el Parque Natural del Alto Tajo. 

De esta forma nuestro trabajo ha consistido en recorrer el Parque Natural replanteando e inventariando 50 parcelas para la obtención de datos relativos a densidades y cantidad de materia orgánica que aporta las diferentes asociaciones fitoclimáticas.

Dentro de las 105.721 ha que comprende el parque natural del Alto Tajo existe la presencia de una geología y una litología basadas en terrenos principalmente secundarios y cuaternarios, generalmente calizas, yesos, areniscas y arcillas. Esta compleja estructura geológica hace que exista una flora muy variada donde se destaca, la sabinas albar (Juniperus Thurifera), Encinas (Q.ilex), Quejigos (Q.faginia), Pinos carrascos (P.halepensis), Pino larício (P.nigra), Pino resinero (P.pinaster). Además en las inmediaciones del rio Tajo se conservan especies de ribera, importantes para la conservación de los ríos y sus fauna asociada. La importancia del Parque Natural del Alto Tajo radica en su diversidad en flora, ya que

dentro de sus limites vegeta cerca de un 20% del total de especies presentes en la flora ibérica,

además sus masas de sabinar albar están catalogadas entre las mejores conservadas de Europa.

En cuanto a la masa forestal también existe un mosaico de estructuras muy diferentes, desde masas puras regulares, masas puras regulares con subpisos, masas mixtas, hasta masas irregulares mixtas y puras, dehesas, etc. La amplia gestión y el aprovechamiento de sus bienes (resinación, pastos, madera, caza, setas) y servicios (ocio en gran medida) hace que las masas evolucionen favorablemente y se conserve con el tiempo.

La variedad de hábitat presentes y la baja presión social, ha hecho que existan unas excelentes poblaciones de corzos, jabalís, ciervos, y otras especies sin valor cinegético como azores, gavilanes, águilas calzadas, águila perdicera, culebreras, arrendajos, gato montes, etc. en buen estado de conservación.

Todo esto dicho anteriormente, nos hace pensar que si se aplica una buena gestión, se es capad de conservar cualquier ecosistema. Y ya no solo conservarlo sino también aumentar su superficie poco a poco.

El investigador responsable de este trabajo dentro de la institución del INIA es el ingeniero forestal y ambientólogo:

Lignum

Lignum

Empresa de trabajos forestales, educación ambiental, investigación y jardinería.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar